logo (2)

La adaptabilidad, la predicción y la resiliencia son la base de una gran estrategia

Este articulo esta elaborado en base a escrito por Bain & Company

El covid-19 ha generado un impacto radical en el mercado, consumidores y entorno económico, lo cual ha generado que repensar o modificar la estrategia sea una prioridad para los empresarios; tanto para reflejar lo que se puede conocer hoy como para prepararse para un futuro definido por la incertidumbre. Eso exigirá que las empresas mejoren su juego en tres aspectos vitales de la estrategia: adaptabilidad, predicción y resiliencia, según el modelo planteado por Bain&Company.

Este grafico fue construido a partir de la información encontrada en Bain &Company.

En la estrategia de planificación, la mayoría de las empresas enfatizan la predicción a expensas de la adaptabilidad y la resiliencia. Pero la crisis actual nos recuerda que el equilibrio es esencial: una mejor predicción nunca será suficiente por sí sola. Las organizaciones deben ser significativamente más resistentes frente a un conjunto más amplio de impactos y mucho más adaptables a circunstancias que cambian rápidamente. Lo que se puede lograr y, en última instancia, una poderosa fuente de competitividad, es reequilibrar la inversión en estos atributos para que funcionen juntos de manera integral. Una mejor predicción, por ejemplo, es en sí misma una forma de resiliencia, y una fuerte resiliencia gana tiempo para adaptarse.

Las empresas que son buenas en los tres se preparan para el cambio con mayor precisión, absorben los impactos con mayor eficacia y se mueven con agilidad para detectar y aprovechar las oportunidades. Además, nunca dejan de trabajar para mejorar. A medida que los directores ejecutivos y sus juntas directivas se inclinan hacia el desafío de la reorganización, deberán centrar la discusión en cómo mejorar estas características comerciales clave y cómo equilibrar la inversión entre ellas.

También se necesita un liderazgo fuerte para definir un nuevo curso. Los directores ejecutivos y las juntas deben tomarse un tiempo para evaluar cómo está cambiando el mundo y preparar a sus empresas para actuar. Dada toda la información que les llega a diario, existe un riesgo real de que cada miembro del equipo de liderazgo piense de manera diferente sobre cómo responder a un futuro altamente incierto. Superar esa disonancia es fundamental para avanzar como unidad. Los equipos deben dar un paso atrás ahora para evaluar qué tendencias se han acelerado, qué nuevos comportamientos están surgiendo y cómo han cambiado los supuestos estructurales.

Pero luego la conversación debe concluir y concluir con una nueva agenda de acción. No se obsesione con el consenso, solo necesita alineación en las preguntas, no en las respuestas. Algunas cosas serán muy claras y señalarán una acción clara; otros necesitarás explorar. El trabajo consiste en identificar y priorizar las preguntas más importantes y comprometerse a buscar respuestas de manera agresiva. Lo que está claro es el nuevo imperativo estratégico: en un momento turbulento y desorientador, es esencial desarrollar la fuerza encontrando el equilibrio adecuado entre adaptabilidad, predicción y resiliencia.

Artículo publicado originalmente por Adylog S.A.S. (haga clic para visitar).

Publicado el 07/09/2020Categorizado en Desarrollo Humano y Organizacional / Estrategia

Si tiene dudas o preguntas sobre nuestros procesos de selección, puede contactarnos en pdhumano@adylog.com